<img height="1" width="1" style="display:none;" alt="" src="https://px.ads.linkedin.com/collect/?pid=3837665&amp;fmt=gif">

Change management scorecard y otros indicadores de gestión

Leer más

¡O cambias o desapareces! Procesos de transformación cultural en las empresas

Leer más

¿Qué es Gestión del Cambio Organizacional?

Leer más

Ley de teletrabajo: qué es y cómo aplicarla


La crisis del coronavirus de 2020 impulsó de manera forzosa la transformación digital de las empresas, convirtiendo el trabajo a distancia casi en una obligación cuando hasta el momento había sido un modelo de trabajo opcional que no estaba muy extendido en la práctica.

Como consecuencia de la rápida y estable instauración de este modelo productivo, el gobierno ha promulgado la Ley de trabajo a distancia, para regular los derechos y las obligaciones de los trabajadores y empresarios que utilizan esta forma de trabajo.

 

También te podría interesar: ¿Cómo abordar la resistencia activa al cambio?

Contexto general de la ley de teletrabajo

Los efectos de la pandemia del coronavirus en la organización de la actividad laboral han sido notables, muchos trabajadores han tenido que realizar su trabajo desde su domicilio particular durante semanas o meses.

Sin embargo, en los primeros momentos de teletrabajo obligado, tanto empleados como empresarios estaban en un limbo legal en el que desconocían sus derechos y obligaciones, ya que el Estatuto de los trabajadores no contempla el trabajo a distancia como una forma de modelo de trabajo. Así, está Ley nace con el objetivo de proteger a todas las partes implicadas en este cambio de dinámica laboral.

 

¿Qué es el teletrabajo?

La norma define el teletrabajo como aquel trabajo a distancia, es decir, fuera de la oficina, que se ejecuta mediante el uso exclusivo o mayoritario de medios informáticos telemáticos y de telecomunicaciones.

¿A quiénes afecta la nueva ley de teletrabajo?

Esta ley afecta a todos aquellos que con contratos y jornadas habituales desarrollen su jornada a distancia al menos un 30% del tiempo en un período de 3 meses. Esto equivale a trabajar de manera remota un día y medio cada semana, si tomamos como referencia una semana laboral de 5 días.

 

Fecha límite de implementación

Desde la entrada en vigor el primer decreto ley sobre teletrabajo el 1 de octubre de 2020 se establecía un plazo máximo de 3 meses para la formalización de un acuerdo entre empresa y trabajadores. Si la empresa ya tenía un convenio en vigor al respecto, este continuará vigente hasta su vencimiento. Pero si este no tiene fecha de finalización, el periodo de actualización de la política de teletrabajo variará entre 1 y 3 años si los trabajadores están de acuerdo.

Cambios principales de la nueva ley de teletrabajo

 

El trabajo a distancia pone sobre la mesa nuevos desafíos como pueden ser el establecimiento de límites claros entre el terreno laboral y el personal, tanto en términos económicos como temporales. Esta ley también recoge pautas al respecto.

 Ley de teletrabajo para profesionales

Derecho a la desconexión laboral

 

Se establece el derecho del trabajador a disfrutar de su tiempo libre y la obligación de las empresas a garantizar la limitación de los equipos de trabajo durante el tiempo de descanso y el respeto a la duración máxima de la jornada.

Además, se recomienda a las empresas la elaboración de una política interna que define el derecho a la desconexión en la organización y describa una serie de acciones de formación y sensibilización sobre el uso adecuado de los medios tecnológicos, y la forma en la que se llevarán a cabo.

 

Cubrimiento de gastos asociados

 

Las empresas, según la ley de teletrabajo,  deben dotar al trabajador, y ocuparse del mantenimiento, de todos los equipos medios y herramientas que necesita para ejercer su labor profesional a distancia.

Dichos medios, equipos y herramientas deben figurar en el acuerdo, desde el trabajo y por medio del convenio colectivo se establecerán los mecanismos mediante los que la empresa compensará los gastos.

 

Implementación de herramientas de control según la ley de teletrabajo

 

En la modalidad el trabajo a distancia, el registro de horas, el control horario y la obligación de contar con un mecanismo de fichaje del trabajador son obligatorios, al igual que en cualquier otra modalidad laboral.

 

Para ello se pueden utilizar aplicaciones móviles, si bien el trabajador no está obligado a esta edad ninguna aplicación o programa en sus dispositivos personales.

 

Seguridad en el teletrabajo

 

La ley no establece pautas claras para diferenciar un accidente casero de uno laboral si el trabajo se ejerce en el domicilio. Pero sí define claramente los riesgos laborales que afectan a los teletrabajadores que tienen que ver con factores psicosociales, ergonómicos y organizativos.

Las empresas tienen la obligación de evaluar esos riesgos y planificar su prevención.

 

Aplicación de la ley de teletrabajo en los contratos de formación

 

En el caso de los contratos de formación, el tiempo de teletrabajo está limitado al 50% de la jornada laboral.

 

 También te podría interesar: ¿Por qué es importante la Gestión del Cambio en las organizaciones?

 

¿Está lista tu empresa para gestionar el cambio?

La crisis del coronavirus y la formulación de la ley del teletrabajo nos ha demostrado que vivimos en un entorno muy dinámico, por lo que saber gestionar el cambio tiene muchos beneficios para las organizaciones actuales:

 

  1. Es una ventaja competitiva. El acceso a la información, las nuevas tecnologías y la globalización ha situado a las organizaciones en un mismo punto de partida, por lo que adaptarse a los cambios de forma rápida y eficiente puede tener un gran impacto en la productividad y competitividad de una organización.
  2. Se minimizan los riesgos de un cambio fallido. Si la organización en su conjunto está preparada para un cambio, se mitiga la resistencia a este, sentando las bases para el éxito.
  3. Se reduce la incertidumbre ante los próximos cambios. Se cuenta con una metodología eficiente de gestión de cambio, las personas sabrán responder a los interrogantes que surjan en el futuro.
  4. Dota de coherencia a todos los procesos de la organización. Adoptar un enfoque común, constante y consistente de gestión de cambio provoca que las curvas de aprendizaje de los diferentes procesos se acorten. Además, se sientan las bases para mejorar continuamente dichos procesos.
  5. Es una competencia personal muy valiosa para las organizaciones. Si todas las personas que forman parte del proceso productivo cuentan con competencias relacionadas con la gestión del cambio, todos podrán colaborar en la mejora de los procesos existentes en la organización y mostrarán menor resistencia al cambio.

 

Si quieres saber si tu organización está lista para gestionar el cambio de forma eficiente, rellena  nuestro Test Gestión del Cambio  y te enviaremos el resultado al correo electrónico.

 







Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Top 2 posts más vistos

¿Quieres recibir nuestro newsletter?

Suscríbete

Próximos Eventos