<img height="1" width="1" style="display:none;" alt="" src="https://px.ads.linkedin.com/collect/?pid=3837665&amp;fmt=gif">

Gestión de nuevos proyectos: cómo alcanzar tus objetivos

Leer más

Modelo ADKAR® para integrar Gestión del Cambio y Gestión de Proyectos

Leer más

Cómo gestionar un cambio de estrategia de manera eficiente

Leer más

Gestión del Cambio en Empresas Fusionadas


¿Qué entendemos por empresas fusionadas?

Hablamos de Gestión del Cambio y de empresas fusionadas, pero ¿qué entendemos por «fusión»?

Cuando hablamos de empresas fusionadas nos referimos a dos organizaciones independientes que han decidido unirse, fusionarse, para ello unen sus activos y pasivos, dando lugar a una nueva empresa en la que, bajo un nuevo nombre, estructura y objetivos, ambas trabajarán conjuntamente en la misma actividad.

Dado que esta fusión puede llevarse a cabo entre empresas de diferentes tamaños, lugar de origen o actividad empresarial, veamos a continuación los tipos más comunes de fusión.

La fusión suele llevarse a cabo por diferentes razones: por riesgo económico que pudiera suponer la pérdida de la empresa; para reducir la competencia existente o fortalecerse frente a esta; o para acceder y adentrarse en nuevos mercados y territorios.

Tipos de fusión más comunes

«Si la unión hace la fuerza» y «dos cabezas piensan más que una»… No hay duda de que las fusiones pueden ser sumamente beneficiosas. Y en general lo son, siempre que se tengan claros los pasos a dar. 

Aunque en el mercado existen cinco tipos de fusión, en este artículo nos centraremos en las dos más comunes: la fusión pura y la fusión por absorción.       

Fusión por absorción

En la fusión por absorción, una empresa absorbe a la otra. La empresa que se ha absorbido quedará integrada en el patrimonio de la otra, perdiendo su activo, pasivo, actividad y entidad jurídica. Es decir, todo el patrimonio y los fondos, así como los socios, pasan a formar parte de la entidad resultante.

Fusión pura

Se habla de fusión pura cuando dos o más entidades independientes, con entidad jurídica independiente también, se funden en una nueva organización que tendrá entidad jurídica por sí misma, contando con el patrimonio, activo y pasivo de las entidades fusionadas.

Los socios y las acciones de las dos entidades disueltas pasarán a formar parte de esta nueva empresa, desarrollando una actividad común.

 

Nueva llamada a la acción

 

¿Qué cambios trae consigo la fusión de empresas?

Aunque a priori pueda parecer un paso sencillo, no lo es en absoluto. Las empresas fusionadas contarán con un nuevo marco legal y una cultura empresarial conjunta y nueva, a la vez que deberán encontrar el equilibrio y la armonización de sus procesos para que sea positiva la fusión y permita el crecimiento de todas crecer a todas las entidades fusionadas y, por ende, a la nueva empresa resultante de dicha fusión.

Nuevo marco legal

La entidad que nace de la fusión tiene un nuevo marco legal. Sin embargo, deberá regir lo que se denomina jurídicamente como «principio de continuidad laboral», es decir, se deben mantener los contratos de trabajo sin modificaciones, así como los sueldos, la antigüedad o cualquier otra condición, mejora o pacto que ya existiera con anterioridad a la fusión, en cualesquiera de las empresas fusionadas.

Todo ello deberá estar regido por documentos oficiales que certifiquen y den a conocer a todas las personas involucradas de las empresas fusionadas los trámites, requisitos y condiciones, evitando así malentendidos y desacuerdos.

Búsqueda del equilibrio entre las empresas implicadas

Uno de los aspectos más importantes de una fusión es el cambio de dirección. Esto puede hacerse a través de varias posibles opciones: permanecer en la empresa, definir claramente las funciones y responsabilidades o simplemente que una entidad mayor se haga cargo de la otra.

Por ejemplo, puede haber un solo director general y tal vez se deleguen o dividan algunas acciones entre las partes. Si todas estas operaciones no se gestionan adecuadamente, se corre el riesgo de crear un desequilibrio que afecte negativamente a la fusión, esto debido a una percepción injusta de los beneficios y las responsabilidades.

Nueva cultura empresarial

Este es el punto más importante de la fusión. Definir la cultura de trabajo de la nueva entidad que surja de este proceso.

Habrá que olvidar la misión, la visión y los valores de cada empresa para iniciar una nueva forma de hacer las cosas.

Esto es lógico, ya que las fusiones implican grandes transformaciones, desde la estructura de la organización hasta la imagen que tiene ante sus clientes.  

 

Te puede interesar: Cómo ganar confianza durante un cambio cultural

 







Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Top 2 posts más vistos

¿Quieres recibir nuestro newsletter?

Suscríbete