<img height="1" width="1" style="display:none;" alt="" src="https://px.ads.linkedin.com/collect/?pid=3837665&amp;fmt=gif">

Gestión de nuevos proyectos: cómo alcanzar tus objetivos

Leer más

Modelo ADKAR® para integrar Gestión del Cambio y Gestión de Proyectos

Leer más

Cómo gestionar un cambio de estrategia de manera eficiente

Leer más

¿Cómo implementar la sostenibilidad empresarial?


En los últimos años, los valores de la sociedad han evolucionado y hoy se exige a las empresas que, además de maximizar el beneficio económico, se preocupen por los impactos sociales y medioambientales de su actividad. Además, las limitaciones impuestas por la pandemia de la Covid-19 y las dificultades para conseguir suministros han impulsado a las empresas a que pongan en marcha estrategias que persigan la sostenibilidad empresarial. 

 

Qué es la sostenibilidad empresarial 

La sostenibilidad empresarial se define como la capacidad de realizar las actividades propias de la organización a largo plazo, considerando criterios sociales, económicos y ambientales que aseguren la continuidad del negocio, minimizando los impactos negativos. En este sentido, existen distintos niveles de sostenibilidad en las empresas: 

  • Higiénico o mínimo: en este nivel se encuentran aquellas organizaciones que cumplen con la legislación vigente, controlan su impacto social y medioambiental e informan de ellos adecuadamente. 
  • Nivel estratégico: estas organizaciones incorporan los aspectos de sostenibilidad en los procesos de toma de decisiones. 

En esta línea, se consideran empresas estratégicamente sostenibles aquellas que: 

  1. Tienen integrada una estrategia de sostenibilidad sólida que contempla aspectos materiales relevantes para la empresa.  
  2. Con dicha estrategia como base, fijan objetivos medioambientales y sociales y ponen en marcha acciones para lograrlos.  
  3. La sostenibilidad se implementa en todas las áreas de la organización. 
  4. La sostenibilidad se aborda en los órganos de gobierno de la organización, donde se plantean formas de auditar el cumplimiento de los objetivos y de incorporarlos en las decisiones. 

Nueva llamada a la acción

 

Cómo implementar una cultura de sostenibilidad en la empresa 

Para implementar una estrategia de sostenibilidad en la organización conviene establecer unos objetivos previos y basándose en ellos poner en marcha diversas acciones. 

 

Aprovecha los recursos cercanos 

En un mercado globalizado cada vez más competitivo, es fundamental aprovechar los recursos que ofrece el entorno local. Es preferible comprar a empresas locales y cercanas en vez de a extranjeras, para disminuir el impacto medioambiental asociado al transporte, fomentar el desarrollo local y mejorar la confianza entre la comunidad. 

 

Economía circular 

Se debe trabajar sobre las premisas de que la materia es limitada y el entorno es abierto. Se busca reducir la entrada de componentes y reutilizar otros. Los residuos se tienen que reciclar o gestionar internamente para disminuir el impacto medioambiental, priorizando las reparaciones sobre las sustituciones. 

 

Incorporar los ODS de sostenibilidad empresarial en la organización 

Cuando las organizaciones se plantean contemplar la sostenibilidad en su actividad, los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) tienen que guiar la estrategia empresarial y transformarse en acciones concretas para los empleados, proveedores y clientes que impulsen nuevos hábitos de consumo o movilidad. 

 

Adaptar el estilo de liderazgo al modelo de cultura sostenible 

La evolución hacia una cultura sostenible debe ser encabezada por un Gestor del Cambio siguiendo un modelo de liderazgo ético que se refleje en todas las acciones, con los clientes, empleados, proveedores, accionistas y con la sociedad en general, a corto, medio y largo plazo. Todo ello para hacer visible el compromiso no solo con la organización sino con la sociedad en su conjunto. 

 

Ventajas de aplicar la sostenibilidad empresarial 

La apuesta por la sostenibilidad tiene un alcance más amplio que la protección del medioambiente, a largo plazo tiene un impacto positivo en todos los implicados en la actividad empresarial. 

 

Mejora la imagen de marca 

La imagen de marca de una organización es uno de sus elementos más importantes. Cuando se trata de sostenibilidad, la incorporación de prácticas sostenibles en su cultura corporativa y marca puede ser positiva para la reputación de la organización. Además, también puede actuar como factor protector de la organización frente a incidentes que puedan desembocar en una crisis de comunicación. 

 

Favorece la atracción de talento 

Las nuevas generaciones buscan el empoderamiento laboral y priorizan los valores por encima de otros aspectos. Los empleados están más comprometidos socialmente y contemplan elementos como el propósito empresarial o el compromiso para minimizar el impacto, al plantearse su incorporación a una empresa. Por ello, las empresas sin iniciativas sostenibles tendrán más problemas para atraer y retener el talento. 

 

Reduce costes 

Aunque implementar una cultura empresarial sostenible requiere una inversión inicial, pasado un tiempo se traduce en una reducción de costes y un aumento de la productividad, ya que la apuesta por la sostenibilidad implica poner en marcha medidas dirigidas a la optimización y el uso eficiente de los recursos disponibles.

  

Genera compromiso con el consumidor 

Los consumidores, especialmente los más jóvenes, aseguran que eligen marcas que tienen un propósito que trasciende lo económico y se comprometen con la sostenibilidad. Las nuevas generaciones buscan marcas que sean ejemplo y motor de cambio no solo en la propia empresa, sino en la sociedad y en el mundo. 

 

Factores clave para el cambio 

Como acabamos de ver, cuando el cambio llega a la organización, los beneficios que aporta a la empresa y a los trabajadores son múltiples. Sin embargo, el cambio trae consigo otras implicaciones. En concreto, para el lado humano del cambio (los trabajadores) hay aspectos del trabajo de una persona que se ven afectados por el cambio. 

Estos son:

  • Procesos
  • Sistemas
  • Herramientas
  • Descripciones del puesto
  • Comportamientos críticos
  • Mentalidad/actitudes/Creencias
  • Estructura de reporte
  • Revisiones de desempeño
  • Compensación
  • Ubicación

 

Cómo aplicar los modelos de Gestión del Cambio para mejorar la sostenibilidad empresarial  

El camino hacia la sostenibilidad empresarial supone un reto para las organizaciones, ya que trae implícito una serie de desafíos con los que hay que lidiar.  

La Metodología Prosci® persigue el objetivo de ayudar a las personas impactadas por el cambio a aceptar, adoptar y utilizar un cambio requerido. Por ejemplo, un proceso de gestión de un cambio para mejorar la sostenibilidad empresarial. 

 Esta metodología coge aquello que sabemos sobre las personas, el cambio y los resultados, para organizar un proceso simple que los profesionales del cambio puedan aplicar de forma fácil, desarrollando estrategias y planes que aumenten la adopción y el uso de esa iniciativa.  

El logro del éxito de este cambio dependerá de cómo se adopte y se use la herramienta. Si este procedimiento se gestiona adecuadamente, permite y ayuda a los empleados a prosperar a través del cambio que tienen que enfrentar, pero aumenta también el rendimiento de las inversiones que se han realizado en los proyectos de cambio.  

Por tanto, Gestión del Cambio Prosci® es una metodología que aportará beneficios a ambas partes, tanto a las personas como a la organización. 

 

Modelo ADKAR®

El Modelo ADKAR® sirve para trabajar el lado humano del cambio y define los momentos por los que el individuo debe transitar para poder pasar de un Estado Actual a un Estado Futuro. 

Las 5 fases que las personas deben recorrer para lograr cambios exitoso son:

  • Awareness (A) o Consciencia del cambio: los trabajadores se vuelven conscientes de la necesidad de cambio si se muestran las consecuencias negativas de no llevarlo a cabo.  
  • Desire (D) o Deseo de cambiar: hace referencia a la decisión personal del individuo cuando logra entender los beneficios individuales del cambio.   
  • Knowledge (K) o Conocimiento: los empleados deben tener los conocimientos necesarios para poder asumir el cambio. 
  • Ability (A) o Habilidad: las personas deben contar con las destrezas suficientes para dominar los nuevos procedimientos y herramientas.  
  • Reinforcement (R) o reforzamiento: los líderes deben ser capaces de reconocer el esfuerzo y reforzar adecuadamente para que el cambio se mantenga.  

 

 ¿Quieres aprender a gestionar cambios organizacionales de manera exitosa?  

En Prosci® llevamos más de 20 años siendo especialistas en Gestión del Cambio. Si quieres iniciar la transición en tu organización hacia una cultura sostenible, descarga nuestro Ebook sobre Gestión de Cambio para obtener una base sólida que te permita abordarla con éxito y descubre todo lo que te puede aportar esta metodología. 





Artículos Relacionados



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Top 2 posts más vistos

¿Quieres recibir nuestro newsletter?

Suscríbete